Elegidos para el primer ensayo del mundo de un PET dedicado al estudio del cerebro

Nuestro Servicio de Medicina Nuclear dispone del primer PET (última tecnología en diagnóstico por imagen) en el mundo dedicado específicamente al estudio del cerebro y las estructuras intracraneales del sistema nervioso central, que facilitará el diagnóstico y seguimiento de enfermedades neurodegenerativas, cerebrovasculares y tumores cerebrales.

La aplicación de este novedoso equipo, de tecnología española, se centra principalmente en la investigación de enfermedades relacionadas con el cerebro para el diagnóstico precoz y diferencial de las demencias degenerativas como el Alzheimer; tumores cerebrales primarios y residuales con despistaje de metástasis; epilepsia e indicaciones en trastornos del movimiento como la enfermedad de Parkinson y enfermedad vascular cerebral.

Este nuevo PET, que consta de 48 detectores distribuidos en tres anillos de 16 detectores cada uno de ellos y cristales monolíticos, “mejora la resolución espacial en más del doble y consigue el triple de sensibilidad que los PET de cuerpo entero más avanzados, por lo que generará imágenes de mayor calidad y más precisas de la función cerebral en menos tiempo y con menor dosis de radiofármaco para el paciente”, como nos explica el jefe de Servicio de Medicina Nuclear, José Luis Carreras.

Su menor tamaño y diseño ergonómico facilita el confort del paciente durante la realización de la prueba, dado que no es necesario estar tumbado, sino sentado con la zona lumbar sobre el respaldo del asiento.

En 10 minutos este nuevo PET realiza un estudio completo de las funciones cerebrales del paciente, al que previamente se aplica un radiotrazador como en cualquier otro PET. Al estar situados los detectores más cerca del cerebro que en los PET de cuerpo entero, se reduce el tiempo de duración de la prueba, lo que también permite optimizar los recursos, ya que no sería necesario utilizar otros PET de cuerpo entero para estudiar solamente las enfermedades relacionadas con el cerebro, pudiendo destinarlos al estudio del resto del cuerpo.

La sensibilidad de la imagen consigue un aumento de hasta tres veces respecto de los equipos convencionales, posibilitando reducir en la misma medida la dosis de radiotrazador que se administra al paciente, o bien reducir la duración de la prueba facilitando el estudio de un mayor número de pacientes en una misma jornada.

La tomografía por emisión de positrones (PET) se basa en la administración de un radiotrazador por vía intravenosa que permite visualizar la función de un órgano y su comportamiento. Los estudios con PET cuentan con indicaciones en áreas de la medicina como la oncología, la cardiología, las patologías infecciosas y la neurología como área de creciente aplicación. En esa línea de investigación, este equipo, de tecnología española busca mejorar la capacidad diagnóstica de los PET de cuerpo completo en el entorno de la investigación en enfermedades relacionadas con las neurociencias y la oncología.

El Alzheimer es la enfermedad neurodegenerativa más relevante, estimándose que tan solo una de cada cuatro personas con esta enfermedad está diagnosticada correctamente, habida cuenta que las anomalías patofisiológicas preceden al comienzo de los síntomas clínicos de esta enfermedad en al menos dos décadas. Con la obtención de un diagnóstico temprano será posible el desarrollo potencial de terapias innovadoras que pudieran retrasar o bloquear la progresión natural de la enfermedad.

UN ENSAYO CLÍNICO INTERNACIONAL CON TECNOLOGÍA ESPAÑOLA

Nuestro hospital lidera un ensayo clínico que consta de dos fases. La primera se desarrolla exclusivamente en este hospital público madrileño y consiste en un estudio piloto descriptivo, prospectivo y observacional para comparar y validar la calidad de la imagen del nuevo PET con la ofrecida por el convencional en 40 pacientes. Para ello, dos especialistas en Medicina Nuclear compararán y analizarán por separado, y sin información clínica ni diagnóstica previa, los resultados de las imágenes proporcionadas por el PET convencional de cuerpo entero y el PET dedicado específicamente al estudio del cerebro.

En esta fase los pacientes no reciben mayor dosis de radiación aunque pasen por dos equipos PET dado que la administración del radiotrazador para la prueba con el PET convencional sirve para la prueba con el equipo nuevo.

Una vez validada esta fase, comenzará un estudio multicéntrico internacional que liderará nuestro hospital con 150 pacientes a los que se sumarán otros tres prestigiosos hospitales en Europa y Estados Unidos como el Hospital Universitario de Tübingen, en Alemania; y los estadounidenses Massachusetts General Hospital, en Boston; y el Northern California PET Imaging Center, de Sacramento, hasta alcanzar un total de 310 pacientes. Este ensayo clínico está financiado con fondos de la Unión Europea dentro del programa de innovación Horizonte 2020.

Este PET dedicado a la investigación del cerebro ha sido desarrollado por la empresa española Oncovisión, con experiencia en el campo de la imagen médica aplicada al cáncer, y ha pasado satisfactoriamente todos los ensayos de compatibilidad electromagnética de acuerdo a las normas internacionales, obteniendo el visto bueno o aprobación para su utilización por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios.

“Oncovisión ha elegido el San Carlos para la validación de las imágenes de este novedoso equipo por el prestigio de nuestro centro, la capacitación de nuestros profesionales y nuestras instalaciones, que permitirán desarrollar esta fase de investigación en las condiciones más óptimas de seguridad y fiabilidad para los pacientes”, finaliza el doctor Carreras.

Los comentarios están cerrados.