Fósiles en el Hospital Clínico

Aparte de todos los valores que tiene el Hospital Clínico de San Carlos desde el punto de vista sanitario, también hay otros atractivos que para los visitantes y el personal pueden amenizar las esperas en el mismo. Nos referimos a la presencia de fósiles en el edificio. Y no queremos hacer referencia a que haya personas muy ancianas hospitalizadas o algún profesional con ideas anticuadas. No. Estamos hablando en sentido literal.

Entre el material que se usó originalmente para construir el edificio se encontraban numerosos ejemplos de rocas ornamentales. Algunas de ellas son calizas de origen marino que contienen interesantes fósiles y que incorrectamente se denominan habitualmente como mármoles. Mucha de la roca ornamental que se usó en origen ha sido sustituida por materiales sintéticos, incluyendo hormigones, plásticos, metales, etc. Pero hay alguna zona del hospital que todavía se puede considerar como un museo para los paleontólogos. En concreto, el vestíbulo de la puerta A y las escaleras que ascienden desde el final de ese vestíbulo presentan numerosos ejemplos de fósiles.

El suelo del vestíbulo y algunas columnas en el mismo están recubiertos de unas planchas de caliza negra que en términos comerciales se denomina “Negro Marquina” por su origen en dicha localidad del País Vasco. El paso de innumerables personas por ese vestíbulo ha hecho que las planchas del suelo estén muy desgastadas y no pueda verse gran cosa, pero en las columnas todavía puede observarse la presencia de conchas de moluscos y algunos corales.

Si avanzamos hasta llegar junto a la cabina de control, próxima a los ascensores podemos observar en el suelo unas planchas de roca roja con grandes manchas blancas. A esta roca los comerciantes de roca ornamental le denominan “Rojo Ereño” o “Rojo Baztán” por proceder de esas localidades en Vizcaya y Navarra respectivamente. Estas mismas planchas se encuentran a lo largo de toda la escalera que asciende junto a los ascensores. Si observamos en detalle esas manchas blancas, veremos que tienen formas circulares o elipsoidales con el interior hueco y por lo tanto de color rojo como la roca que rodea esas formas. Corresponden a fósiles de rudistas, unos moluscos bivalvos extinguidos hace 60 millones de años (la roca origen de estas planchas se formó como sedimentos marinos hace unos 70 millones de años). Además se pueden observar otras conchas más pequeñas que corresponden a ostreidos no muy diferentes de los actuales y otros moluscos bivalvos. Hay también manchas blanquecinas de formas irregulares que no son otra cosa que fragmentos de colonias coralinas.

Si ascendemos por la escalera observando los peldaños de caliza roja, no podremos dejar de observar que en las paredes de esa misma escalera hay unas planchas de roca de color crema. Es denominado “mármol amarillo parador” y procede de la localidad de Espejón en Soria. También en ella se pueden observar fósiles, pues además de algunas conchas, hay unas marcas verticales que corresponden a tubos de gusanos que excavaron el sedimento cuando todavía no se había consolidado en roca. Esta roca es mucho más “joven” que las mencionadas anteriormente, pues data de hace menos de 30 millones de años.

Todos estos interesantes fósiles han hecho que esta zona del hospital Clínico sea un lugar de parada obligatoria en la denominada GeoRuta de la Universidad Complutense, un recorrido que miembros del Proyecto Geodivulgar de la UCM hemos organizado para dar a conocer los tesoros geológicos que encierran los edificios, parques y jardines de esta zona de Madrid. Por ello, si alguien observa a una o varias personas mirando las paredes o arrodilladas observando con lupas el suelo en las proximidades de la puerta A, que no se extrañe, no son más que curiosos o profesionales de la paleontología disfrutando de su afición.

Sergio Rodríguez García
Director del departamento de
Geodinámica, Estratigrafía y Paleontología.

Alejandra García Frank
Profesora departamento de
UCM Paleontología y directora de
Geodivulgar. UCM.

Los comentarios están cerrados.